Criticos Musicales de la Argentina - Criticas de musica clasica y opera - Classical music and opera reviews

Menu principal

 

 

CON REEMPLAZO Y DE APURO

 

Teatro Colón

Jueves 12 de Julio de 2018

 

Escribe: Donato Decina

 

 

Octavo concierto de abono de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires

Director: Cesar Iván Lara

Solistas: GavrielLipkind (Violonchelo)

Coro de Niños del Teatro Colón, Director: Cesar Bustamante

Programa: Obras de Horst, Shostakovich, Rossini/Respighi y Ravel.

 

NUESTRA OPINION: BUENO.

 

  Este Concierto había sido consignado a David del Pino Klinge (Titular de la Sinfónica de Rosario) para su Dirección. Aparentemente una situación de “Stress” lo ha llevado a que esta semana se conociera a través de un reportaje su decisión de desvincularse al final de la Corriente temporada de la Sinfónica Rosarina (Cosa que se lamentará  y mucho) y entre otros compromisos, renunciar a la Dirección de Este Concierto en el Colón. Es evidente que razones de mucho peso deben haber empujado a este gran Maestro Peruano a tomar semejantes determinaciones. Máxime  cuando la obra de apertura de la velada “Tuhun” de Jorge Horst (oriundo de Rosario), es un estreno mundial y le está dedicada. Hago votos para que el Maestro del Pino Klinge pueda irse restableciendo y que no se ausente entre Ntros.

 

  Lo cierto es que ante esta inesperada noticia el Colón obtuvolos servicios del maestro Cesar Iván Lara, oriundo de Venezuela, hoy Director de la Filarmónica de Mendoza, quien ha oficiado como preparador de la Sinfónica “Simón Bolívar” de su país, amén de ser titular de otras orquestas del interior Venezolano de las cuales la Sinfónica de Mérida lo ha nombrado Director Emérito.


Ya en el comienzo, con el referido estreno de “Tuhun”, se notó un esfuerzo por una versión lo mas clara posible, pero en el fondo no fue mas que eso. Lo escuchado me permitió percibir, al menos en mi caso, que podía buscarse en algunos momentos mayor profundidad interpretativa. Claro está que ignoro con cuanta antelación llegó el Maestro Lara para asumir la concertación y de ahí el tiempo para preparar con la consecuente suma de ensayos. La obra tiene un plan y este es sobre la base de palabras pronunciadas por un Coro de Niños en Mapundungun (lengua de Pueblos Originarios), las que son: Tuhun (Origen) y Kutral, Huayhuen, Ko y Mapu (Elementos), originan una fuerza primigenia, la que está expuesta en música de manera contundente. Si tenemos en cuenta que la percusión juega un rol fundamental en cuanto a contundencia expresiva y que la Orquesta desarrolla una melodía Colorida en la cual el compositor homenajea de ese modo a esa cultura originaria, se requiere justamente de contundencia y expresividad. El Coro de Niños del Colón como siempre preparado de modo eficaz por Cesar Bustamante, cumplió con el cometido con buena pronunciación de las palabras. En cambio la Orquesta tuvo algunos momentos de contundencia, mientras que el resto fueron solo trazos correctos.

 

  El punto mas alto de la Noche, sin duda,  sobrevino con la presencia del Violonchelista Israelí Gavriel Lipkind, quien logró plasmar junto a la Filarmónica una interesantísima versión del Concierto para Violonchelo y Orquesta Nº1 de Dimitri Shostakovich. Hablar de esta obra es remitirnos al recuerdo del inmenso “Slava” Rostropovich, amigo dilecto del Compositor y dedicatario de este monumental trabajo, no por grandiosidad sino todo lo contrario, orquesta reducida, visión reconcentrada, desafíos permanentes para el solista desde la escritura intrincada y ese anagrama siempre presente con sus iniciales en grafía germana que estará sobrevolando en toda la obra. Pese a  un arranque muy frío y por momentos desafinado de manera llamativa,  Lipkind fue asentándose y  logró plasmar una versión muy contundente, con excelente musicalidad , soberbia técnica y total entendimiento con la Orquesta y el Director, el que aquí sí logró respuestas magníficas de la Filarmónica.

 

  El punto mas cuestionable de la noche fue la decisión de suprimir la Obertura de “El Cazador Maldito” de Cesar Franck y reemplazarla por la Suite “La Boutique Fantasque” de Ottorino Respighi, basada en las Obras para Piano de Gioacchino Rossini, originalmente programada para el Concierto Nº 17 entre Obras mas acordes a la naturaleza de este trabajo. Al Igual que ocurriera en el Concierto Nº 6 a cargo de Baldur Brönnimann, en donde entre la Obra de Sofía Gubaidulina y el Concierto para Orquesta de Lutoslavski apareció de manera totalmente “descolgada” “El Lago Encantado” de Anatoli Liadov,  ocurre exactamente lo mismo en colocar este trabajo simpático y tal vez “pasatista” entre dos verdaderos “Pezzo Grosso” como el Concierto de Shostakovich y  “La Valse” de Ravel. Y fue solo eso, una versión “simpática” de un trabajo “simpático”.

 

  El final mostró una versión de trazo totalmente grueso de “La Valse”, que no pasará a la historia, sino que provocará en Mí que luego de escribir esta crónica para Uds., la trate de olvidar lo mas pronto posible.

 

Donato Decina